Noticias

FacebookTwitterGoogle BookmarksPin It

El acuerdo UE-Japón ningunea acuerdos multilaterales como el Acuerdo de París, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los convenios laborales de la OIT o el acuerdo contra la caza de ballenas de la Comisión Ballenera Internacional.

Madrid, 6 de julio de 2018-. La Campaña No a los Acuerdos de Comercio e Inversión ha hecho público hoy análisis en un el que evidencia cómo el gobierno de Pedro Sánchez ha pasado por alto la larga lista de criterios y condicionantes que su partido estableció el pasado 28 de mayo cuando el Comité Federal del PSOE aprobó los “Principios para los Tratados Comerciales” donde establecía su “nueva” política sobre comercio y globalización. En dicho documento, los responsables del PSOE afirman que “el mandato que tenemos ahora en el PSOE es utilizar estos elementos de nuestras resoluciones como guía y filtro para construir nuestras posiciones respecto a los tratados comerciales”.

Este análisis se hace público en vísperas de la decisión en el Consejo de ministras y ministros y de la firma en Bruselas del tratado UE-Japón (JEFTA), que se escenificará el próximo 11 de julio y cuya ratificación en el Parlamento Europeo se espera para finales de este año.

Con el apoyo a este acuerdo comercial el PSOE se estaría haciendo el hara-kiri. Sus Principios para los Tratados Comerciales no han sido ni guía ni filtro, no han durado más de un mes y son ya, al poco de nacer, papel mojado. La apuesta por una Transición Ecológica de la Economía se ha quedado en nada. El Gobierno de Pedro Sánchez apostaría por seguir el modelo comercial neoliberal impulsado por el Partido Popular, y parecen no tener reparo en asumir que a partir de ahora este tipo de decisiones quedarán secuestradas del debate en las Cortes Generales.

A la luz de la lectura del texto de dicho acuerdo UE-Japón, se pone en evidencia que el PSOE estaría entrando en numerosas contradicciones e inconsistencias con su propia política aprobada. El resumen de dichas contradicciones es el siguiente:

El JEFTA no contiene un capítulo sobre la perspectiva de género, como reclama el PSOE en sus Principios. Los impactos de este acuerdo tampoco han sido evaluados desde una perspectiva de género. De hecho, en ninguna parte del acuerdo aparece la referencia al impacto específico para las mujeres.

El capítulo de Comercio y Desarrollo Sostenible del JEFTA no tiene disposiciones vinculantes y sujetas a posibles sanciones, como reclama el PSOE, ni dispone de un mecanismo de resolución de disputas que posibilite la participación de la sociedad civil.

Japón no ha ratificado dos de los ocho convenios fundamentales de la OIT, los referidos a la Abolición del Trabajo Forzoso (105) y el de Discriminación en el trabajo (111). El PSOE está aceptando un acuerdo que empeore los derechos laborales.

El Acuerdo Climático de París se menciona en un solo artículo, pero carece de disposiciones vinculantes, medidas u objetivos concretos, como exigía el PSOE.

El JEFTA no mejora los estándares ambientales ni obliga al cumplimiento de los acuerdos multilaterales: Japón continuará con su programa de caza de ballenas, incumpliendo acuerdos internacionales multilaterales como el de la Comisión Ballenera Internacional. Nada impedirá también que las ingentes cantidades de madera que importa Japón incentiven la tala ilegal y la deforestación debido a su nulo compromiso con este problema.

La negociación del JEFTA se ha realizado en una total opacidad, fuertemente influenciada por los lobbies de las grandes corporaciones y sin reuniones con sindicatos o PYMES. El mandato de la Comisión fue firmado en noviembre de 2012, pero se hizo público en septiembre de 2017, cinco años después. Nueve de cada 10 reuniones de los negociadores fueron con lobbies de la industria y patronales.

Al contrario de lo que reclama el PSOE en sus Principios, los parlamentos nacionales no participarán en el proceso de ratificación del JEFTA, ya que el acuerdo entre la UE y Japón es competencia exclusiva de la UE, al negociar la protección de la inversión en un acuerdo separado.

Como ha ocurrido con otros procesos de negociación (CETA), las evaluaciones de impacto de sostenibilidad (SIA) no han sido tenidas en cuenta en el proceso negociador. El texto que se va a votar en el Consejo y en el Parlamento Europeo no han sido matizados o modificados a la luz de los problemas detectados durante estas evaluaciones.

El PSOE exige en sus Principios para los Acuerdos Comerciales que estos tratados sirvan para “exportar” los estándares europeos en materia de protección medioambiental, de bienestar animal, de control de la calidad, a través de la reciprocidad en los acuerdos. Pero el JEFTA solo contiene una pequeña referencia al principio de precaución que carece de disposiciones vinculantes y está subordinada al aumento de los intercambios comerciales.

El PSOE condiciona su apoyo a los acuerdos comerciales a la existencia de una sección específica dentro del tratado con medidas para combatir la corrupción y un compromiso recíproco de convergencia en la lucha contra los paraísos fiscales. Pero el JEFTA carece de estas medidas y compromisos.

Las negociaciones comerciales de la UE están siendo impuestas de forma poco transparente y sin la participación parlamentaria ni de la sociedad civil. Además, la Unión Europea está haciendo todo lo posible para acelerar la aprobación de este y otros acuerdos comerciales, excluyendo a los parlamentos nacionales del proceso de ratificación. Es especialmente grave la aprobación de este tratado con Japón puesto que lo convierte en el primero de una serie de acuerdos de comercio que no pasará por las Cortes Generales, es decir, que se tratará como un tema de competencia exclusiva de la UE y no como un tratado “mixto” como lo fue el CETA (el tratado con Canadá), que requería la aprobación de los parlamentos nacionales de la UE.

Pedimos a los partidos que apoyaron la moción de censura que exijan al grupo socialista coherencia respecto a la política comercial como una de las condiciones para continuar con su colaboración parlamentaria con el gobierno de Pedro Sánchez. Es fundamental permitir a los parlamentos nacionales realizar un proceso adecuado de análisis, escrutinio y deliberación democrática del tratado. Así mismo, es imprescindible realizar un estudio de impacto público e independiente con la participación de agentes sociales, sobre los impactos económicos, sociales, ambientales y de género del JEFTA.

 

 
 
 
Categoría
  • Globalización
Más noticias
Trabajo en red
        Coop57 Revista Ecologia Política  Campaña NO al TTIP (Tratado de comercio e inversiones UE - EEUU)
 

ENTREPUEBLOS/ENTREPOBLES/HERRIARTE/ENTREPOBOS Av. Meridiana 30-32, entl. 2º B - BARCELONA - 08018 - TELÉFONO: (34) 93 268 33 66 - FAX: (34) 93 268 49 13 info@entrepueblos.org

Sitio implementado por Namastech S.L.

X

entrepueblos.org utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes obtener más información o cambiar tu configuración. Al continuar, aceptas nuestras cookies.